COMSA Corporación, responsable con el medio ambiente

Día Mundial del Reciclaje (17 de mayo)

Con el objetivo de concienciar a la sociedad sobre la importancia de proteger el medio ambiente, el Día Mundial del Reciclaje trata de sensibilizar sobre la necesidad de tratar los desechos como corresponden, y de esa manera, no contribuir al cambio climático. En este sentido, COMSA Corporación apuesta por la gestión integral de neumáticos fuera de vida útil (NFVU) a través de la empresa del grupo GMN (Gestión Medioambiental de Neumáticos), que en 2016 realizó la valorización 18.000 toneladas de NFVU en su centro de Maials, Lleida.

Los neumáticos están compuestos básicamente por caucho, fibras de acero y polímero textil, con lo cual es de vital importancia buscar soluciones para reducir su impacto ambiental. A partir de un proceso de valorización y tratamiento de este material, COMSA ha desarrollado diferentes proyectos de I+D+i  para diseñar soluciones innovadoras en el sector de la construcción, con un foco especial al sector ferroviario.

Entre ellos destaca NEOBALLAST, un balasto de altas prestaciones  que presenta una mayor durabilidad, menor mantenimiento y un mejor comportamiento frente al ruido y vibraciones (N&V). NEOBALLAST consiste en la aplicación de un recubrimiento especial que contiene  partículas de caucho proveniente de NFVU. Con esto se consigue reducir el ruido y las vibraciones producidas por el tráfico ferroviario, y al mismo tiempo, minimizar el impacto ambiental.

En el ámbito ferroviario, también se realizó el proyecto ECOTRACK, que dio lugar a la creación de unos perfiles optimizados para el enchaquetado de vía que están compuestos por una selección de caucho granulado SBR (Caucho estireno-butadieno) y/o EPDM (Caucho de estireno-propileno-dieno). Este producto tiene como principal ventaja reducir las vibraciones y el ruido, evitar las corrientes vagabundas, aislar eléctricamente el carril, además de ser una alternativa a las fijaciones puntuales dando un soporte continuado a la vía.Esta solución se ha probado con éxito en una vía de acceso al Puerto de Barcelona.

Igualmente, COMSA también está liderando otros proyectos en el sector de la construcción como ANAGENNISI, que tiene como objetivo la reutilización de los componentes de los neumáticos para crear nuevos materiales para el sector de la edificación. Concretamente, se están desarrollando diferentes tipos de hormigón, entre ellos, uno con caucho confinado y refuerzo de fibras de acero, otro reciclado de alta ductilidad con caucho y fibras recicladas para puentes integrales, además de otro más que contiene fibras de acero recicladas y que puede utilizarse para losas inclinadas, prefabricados, soleras y hormigón proyectado. El túnel de la B-40 en Olesa de Montserrat ya cuenta con este último tipo mortero. Asimismo, los residuos de fibras textiles generados por los NFVU también pueden reutilizarse para producir productos de aislamiento térmico y amortiguación de vibraciones de los edificios.

El proyecto INSUL-ECO de COMSA consiste en un panel desarrollado con fibras recicladas que ha mostrado buenas prestaciones como aislante térmico y acústico. Todos estos proyectos están liderados por COMSA y cuentan con el apoyo de la Comisión Europea a través de prestigiosos programas de ayuda a la Innovación  como son Horizon 2020, Seventh Framework Programme (FP-7) o Eco-innovation.

GMN por su parte también ha realizado y liderado varios proyectos de I+D. El último ha estado el POWDEROAD, proyecto EUREKA realizado con la empresa alemana PALLMANN y la petrolera CEPSA para el desarrollo de un producto así como de tecnología para hacer estable un betún modificado con caucho reciclado de NFVU procedentes de coche.

COMSA, responsable con el medio ambientePruebas piloto del proyecto EcoTrack en el Puerto de Barcelona

Compartir en las redes sociales
Share on linkedin
Share on twitter