COMSA Corporación factura 1.101 millones de euros en 2018

09/04/2019 – COMSA Corporación ha mantenido, un año más, su tendencia de crecimiento y ha cerrado 2018 con unas ventas globales por valor de 1.101 millones de euros, lo que representa un incremento del 1,5% respecto al ejercicio anterior. En línea con el plan estratégico en vigor, el grupo empresarial continúa concentrando su actividad en torno a su core business, los negocios de Infraestructuras, Ingeniería Industrial y Mantenimiento y Servicios, que suman 1.021 millones de euros, el 93% de la facturación total.

Por otro lado, la internacionalización sigue siendo unos de los ejes clave de su estrategia. En este sentido, aumentó durante 2018 el valor de su cartera de contratos hasta situarla en los 1.717 millones de euros, un 63% de los cuales provienen de fuera de España. Consecuencia de este hecho, el grupo también reforzó su plantilla alcanzando los 8.399 empleados a fecha 31 de diciembre, un 8% más que en 2017. De todos ellos, el 54% realizan sus cometidos en el exterior.

Negocio core

COMSA Corporación continúa ampliando su cartera de clientes privados en el mercado nacional fruto de su porfolio de servicios integrales, especialmente destinados a proyectos de edificación e instalaciones industriales, y con el valor añadido de ofrecer metodologías y tecnologías innovadoras para facilitar el control, supervisión y seguimiento de los trabajos. Bajo estos criterios, entre las obras más emblemáticas asumidas, destacan el estadio Johan Cruyff del FC Barcelona, la nueva bodega vinícola del grupo Perelada en Girona y la sede de Natura Bissé en Cerdanyola del Vallès (Barcelona), contratos ejecutados conjuntamente por la constructora COMSA y la ingeniería COMSA Industrial.

En paralelo, consecuencia de la mayor especialización que demanda el sector, el área de Mantenimiento y Servicios ha impulsado dos nuevas sociedades: por un lado, COMSA Solutions, que ofrece servicios auxiliares para edificios, tales como limpieza, consejería, jardinería, etc.; por otro, COMSA Security, que promueve la instalación y mantenimiento de dispositivos de seguridad conectados a centrales de videovigilancia. Ambas sociedades, con escasos meses de actividad, ya han logrado contratos relevantes durante 2018, como la limpieza de locales y edificios de Gas Natural en España y la conservación de los equipos de seguridad del centro penitenciario Mas d’Enric en El Catllar (Tarragona).

En la esfera internacional, el grupo prosigue con el proceso de exportación de su alta especialización hacia mercados estratégicos de Latinoamérica y del norte y este de Europa. En esta línea, ha ampliado su presencia en Suecia, donde se ha adjudicado el diseño y construcción de dos túneles de 250 metros que darán acceso a la circunvalación de Estocolmo, y en Colombia, con la excavación de los túneles de Amagá pertenecientes a la autopista Pacífico 1, el suministro y mantenimiento de las redes de control de tráfico en el Corredor Bogotá – Villavicencio y la puesta en marcha de sistemas inteligentes de transporte en el Túnel de la Línea. En paralelo, mantiene en ejecución el tranvía de la ciudad de Odense (Dinamarca), la segunda fase de la L4 del Metro de Sao Paulo (Brasil) y ha renovado y extendido los contratos de instalaciones y telecomunicaciones en las sedes del CERN, el mayor acelerador de partículas del mundo (Francia y Suiza).

En cifras, la división de Infraestructuras, que tiene a COMSA como sociedad de cabecera, facturó 752M€; la de Ingeniería Industrial, liderada por COMSA Industrial, 183M€; y, por su parte, Mantenimiento y Servicios, encabezada por COMSA Service, 86M€.

Actividades adicionales

También en línea con el Plan Estratégico de la corporación, durante 2018, el grupo ha llevado a cabo con éxito operaciones de desinversión de activos pertenecientes a actividades adicionales. En este sentido, se desprendió de la totalidad de la unidad de Transporte y Logística, con la venta de su participación en COMSA Rail Transport, y de la división de Residuos Industriales.

En el ámbito de las concesiones, COMSA Corporación forjó una alianza con el fondo francés Mirova con el objetivo de gestionar conjuntamente, a través del vehículo MIRCOM, parte de sus activos (Metro de Málaga, juzgados de Terrassa y de La Bisbal del Empordà, centro penitenciario Mas d’Enric de Tarragona y la empresa de señalización Albali) y, a la vez, para licitar en consorcio en proyectos concesionales de infraestructuras que puedan surgir en el futuro.

Por su parte, COMSA Renovables, especializada en la gestión de proyectos de energías sostenibles, tuvo como principal hito de 2018 la puesta en marcha de una central solar de 1,3MW en la Isla de la Sal (Cabo Verde) y el suministro de 90.000 toneladas de biomasa forestal para usos térmicos en Catalunya.

Asimismo, COMSA Corporación mantiene actividad en el ámbito de la difusión por radiofrecuencia (Egatel), tecnología del agua (Adasa) y valorización de neumáticos fuera de uso (GMN).

Innovación y gestión responsable

El compromiso de COMSA Corporación con la transferencia tecnológica ha dado un paso adelante. A finales del pasado año, lanzó la primera edición de ‘The InnCom Challenge’, una iniciativa enfocada a acompañar a mercado soluciones innovadoras aplicadas a los ámbitos de la digitalización de la construcción y la eficiencia energética en la gestión de instalaciones. En conjunto, se recibieron 150 propuestas de 134 países y, en las próximas semanas, se darán a conocer aquéllas que alcanzan la fase final.

Por otro lado, en lo respectivo a la gestión responsable, el grupo presentó el primer Informe de Responsabilidad Social Corporativa, que recopila sus logros y retos futuros alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas. Entre otras novedades, calculó por primera vez la huella de carbono vinculada a su actividad y aplicó estándares de construcción para promover un uso eficiente del agua, la energía y los materiales.

Según Jorge Miarnau, presidente de COMSA Corporación, “mantenemos un crecimiento continuado, en línea con la senda marcada en el plan 2017-2020, y derivado de la exportación de nuestra especialización centenaria, la búsqueda de la excelencia en la relación con nuestros clientes incorporando nuevas metodologías y tecnologías de alto valor añadido, así como tejiendo alianzas con socios estratégicos para afrontar los retos pendientes en el campo de la movilidad”.

Para Jorge Miarnau, “los objetivos económicos deben ir en consonancia con la consecución de las ambiciosas metas sociales y medioambientales que nos fijamos. En este sentido, como empresa altamente comprometida con el entorno, aspiramos a perpetuar la creación de empleo de calidad, fomentar la eficiencia energética con el fin de promover territorios más sostenibles y, en definitiva, seguir trabajando para el desarrollo económico y social de las comunidades donde llevamos a cabo nuestra actividad”, ha subrayado.

Construcción del tranvía de Odense (Dinamarca)

Compartir en las redes sociales
Share on linkedin
Share on twitter